Noticias

Constela, las paletas heladas...

Constela, las paletas heladas...

Constela, las paletas heladas que todos buscan  

+ noticias

Jardín de la Memoria

La Radio

La Radio

AM/FM Las tres radios que cubrían el dial iquiqueño en los años 60 ya no están.

+ rutas y circuitos

Somos Tarapacá

Mujeres Tarapaqueñas

Mujeres Tarapaqueñas

No es exagerado afirmar que el Norte Grande es una mujer. Decimos la costa, la pampa, la precordillera y la...

+ notas

Tips Turísticos

Iquique en Wikiwand

Iquique en…

  Nuestra ciudad puerto en Wikiwand, la remosada Wikipedia    

+ cultura

Clase Magíster Geógrafa Paloma Aravena

Agenda de Actividades

18
Mar

Segunda Versión de RECANTANDO  NUESTRA IDENTIDAD. Evento de música ANDINA, LATINOAMERICANA y URBANA. Desde las 19.00 ho...
24
Mar

Clase magistral de Paloma Aravena, Magíster en Medio Ambiente de la USACH, titulada "Planificación territorial, prospect...
29
Mar

Lanzamiento del primer libro de Tarapacá en el Mundo titulado: "Ciudad Tatuada" que registra las variadas inscripciones,...

La Puntilla interna

 

De la calle Obispo Labbé con Sotomayor hasta la playa era el barrio La Puntilla. Y sus principales arterias eran Primera Norte y Loreto. No era propiamente un barrio, como los otros, de grandes asentamientos humanos.  La Puntilla era más bien un sitio de grandes bodegas para almacenar el salitre ensacado. Recorrer ese tiempo, el barrio La Puntilla, era sumergirse en una ciudad compuesta de grandes bodegas de calaminas -zinc- que cubrían una superficie de 20 metros cuadrados aproximadamente.

La primera bodega que asomaba era la de don Santiago Savioncello que estaba ubicado en lo que ahora es la caleta Guardiamarina Riquelme. La gente que habitó esta zona estaba fundamentalmente ligada a la actividad marítima, de allí se embarcaba el salitre. Todos barcos de madera como el Verónica, Neptuno, Satélite, Blanquita, Don Juan, eran de propiedad de Eleazar y Rogelio González.

En ese tiempo, en La Puntilla, cada bodega tenía un muelle: Savioncello, Gildemeister, Astoreca- Urriuticoechea, Buscanallones y otros. El salitre se sacaba de las bodegas y por una especie de correa transportadora eran depositadas en lanchas y éstas lo llevaban a los barcos.

Para esa época, según don Luis Barría Zepeda, la bahía era muy honda, los barcos llegaban a cargar hasta 600 sacos de salitre, y cada uno de ellos pesaba aproximadamente 80 kilos.

Como el barrio era una especie de puerto menor, el contrabando era una práctica habitual. Dentro de los personajes de este barrio sobresale el Loco Carlos quien compraba carbón y contrabandeaba cigarro. El sitio era tan peligroso que dicen que ni los "pacos" entraban fácilmente ahí. No hay que olvidar que en esa época el alumbrado no existía, por lo que se hacía más fácil este tipo de prácticas delictuales.

Durante la crisis de los años 30, la Bodega de los Chinchilla, que fue el lugar donde funcionó por primera vez la ZOFRI, el gobierno entregaba comida. En ese entonces, la entrada era por la calle Obispo Labbé.

Hoy este barrio, al igual que Cavancha por sólo nombrar dos, existe, pero con un ropaje y un fondo que nada tiene que ver con lo que fue antes. La mayor parte, gente de afuera y ligada a la Fuerza Aérea y a la Administración Pública, tratan de darle vida a este populoso sector. Modernos edificios de departamentos. Incluso el edificio más alto de Iquique como el Ticnamar y el Camiña parecen rendirle tributo a ese pasado del que ya nadie se acuerda.

Fuente: Bernardo Guerrero Jiménez, Del Chumbeque a la Zofri, Iquique, Chile, 1990.

Como clásico barrio Iquiqueño, La Puntilla festejó por muchos años, desde comienzos de siglo XX, el Carnaval de La Puntilla. En este festejo se realiza el velorio del rey Momo y el entierro, donde la protagonista es la viuda. Disfraces y máscaras constituyen el ropaje, la gente se tira agua y harina. El domingo, al son de música, y tras un paseo por el barrio, el Rey Momo, es quemado mientras se interna en el mar. El centro cultural “La Puntilla” está volviendo a revivir esta celebración, una de las iniciativas de barrio más tradicionales de Iquique.