Se lo conoció como "el parlamento". A él asistía gente arrancada de la pluma de Lukas. Cambiaban el mundo en uno o dos cafés.