Tagedias INTERIOR Incendio ExAduana

Terremotos, maremotos e incendios: Somos hijos de la tragedia

Los iquiqueños vivimos un crecimiento económico y una bonanza, que discutible o no, es real. O al menos, así lo sentimos. Tenemos accesos a bienes y servicios que antes eran imposible, tan siquiera de soñar. El automóvil y el celular, el internet y el mall, son lugares y objetos que nos nos dan la condición de "ciudadanos desarrollados". Sin embargo, conviven con esa alegría, el peligro de un terremoto con sus fenómenos asociados como maremotos e incendios. 

La historia sísmica de Iquique, es rica en estos fenómenos, por lo que la ocurrencia de un sismo es probable, no sólo por el dato histórico sino que también por la concentración de energía en las placas del Pacífico. La posibilidad de un evento así, puede que ocurra hoy o en diez años o más. Pero, lo que importa es ver de que modo, la población integra ese dato en la construcción de su identidad.

Un volcán activo: Erupción del Huaina Putina en 1600
El Terremoto de 1868
Nuevo Sismo en el Norte el año 1878
Inundaciones en el Norte el año 1884
Epidemias entre los años 1889 y 1891
Marejadas en el Norte el año 1895

 

La peste bubónica: Y nos moríamos como si nada.

En Iquique el 26 de mayo de 1903 se notifica la presencia de la peste bubónica.

Susan Sontag en su ensayo acerca de la relación entre enfermedades y metáforas plantea como el poder político interpreta las epidemias, y en conjunto con ello desarrolla una terminología en la que conceptos tales como cruzadas, guerras, lucha, etc, ocupan un lugar de preferencia. Insiste en que mucho de los casos se hace una analogía entre epidemias y desordenes sociales (Sontag, 1996: 62). Dice que "En inglés pestilence (peste bubónica) dio pestilent (apestado), cuyo sentido figurado, según el Oxford English Dictionary, es "ofensivo para la religión, la moral y la paz pública; y pestlential , que significa "moralmente nefasto o pernicioso" (Sontag 1996: 62).

En el caso de Iquique no resulta atrevido pensar, como lo hace Zola, en que las autoridades hayan visto en la bubónica la oportunidad para deshacerse de aquellos que promovían cambios sociales. Citamos un pasaje de la novela Tarapacá de 1903.

"Perfectamente, les contestó Pérez.  Los hijos del trabajo, no necesitan muchas fórmulas para jurar, porque saben respetar su palabra. Vosotros me habéis prometido ayudarme, y de ello tengo la mas firme convicción.  Principiaré, pues, mi exposición.  El primer paso que debemos dar, es atraernos a todos los obreros de 'Germinal', para fundar una asociación de resistencia, cuyo nombre se acordará después.  Esto requiere mucho tino y mucha prudencia, porque si los administradores traslucen que nos unimos, se ponen en guardia y tenemos nuevamente la bubónica con los destacamentos de fuerza de línea" (Zola, 1903: 31).

Peste Bubónica en 1903
Epidemias en 1907 y 1908
Peste Bubónica en 1909 - 1910 y 1911

 

 El cielo se viste de rojo: los incendios en Iquique

Desde el año 1860 empezaron á sucederse los incendios; pero no se conserva un dato exacto acerca de ellos, sino desde el año 1873, en el cual tuvo origen el incendio de la Iglesia Matriz, situada en lo que hoy es la plaza Arturo Prat (Filgueira, 1888: 14).

Los incendios son parte de nuestra historia regional. La anécdota cuenta que cada vez que un iquiqueño regresa a la ciudad, por lo primero que pregunta es si hubo incendios. "Amagos e incendios declarados" son parte del habla de nuestra ciudad. Los bomberos son personajes naturales de nuestro hábitat al igual que su generosidad. Le debemos, precisamente al bomberos Dimas Filgueira los relatos más conmovedores de los grandes incendios que  han habido en la ciudad, sobre todo de aquellos que se produjeron a consecuencia de los grandes terremotos del siglo pasado. He aquí los incendios más dantescos que registra la historia regional. ¿Pero porqué tantos incendios en la ciudad? Que mejor que una voz autorizada para ensayar una explicación. Escuchemos los que nos dice el bombero Dimas Filgueiras:

"Los vientos que reinan en Iquique, los cuales influyen de un modo directo sobre la mayor ó menor extensión de un incendio, son: desde las 6 A.M., hasta las 10 de la mañana corre una ligera y tenue brisa del Norte ó N.O. y después sobreviene la calma hasta que, rolando el viento por el Oeste, empieza la virazón del S.S.O. y á veces del Sur, á las 12 M., aumentando en fuerza hasta las cinco de la tarde, hora en que empiezan á declinar. Algunas veces continúa el viento S.S.O. hasta las 7 P.M. pero generalmente de 5 á 6 P.M. sobreviene la calma y empieza de nuevo á las  7 de la noche á rolar por todos los cuadrantes sin que se pueda precisar uno fijo durante esta revolución hasta las 9 P.M. en que los altos cerros situados al Este derraman el conocido terral sobre la población. Sucede á menudo que á medianoche vuelven á variar los vientos recorriendo el primer cuadrante, pero siempre se afirman antes de amanecer al Norte ó al Este" (Filgueira, 1888: 36).

Incendio del 10 de marzo de 1883
El Incendio en Iquique en 1875
Incendio en Pisagua en 1879
Incendio de 1880
Incendio de 1883
Incendio de 1884  y 1885
Incendios en la Guerra Civil del 1891
Incendios del año 1903
Incendio de 1905
Incendio de 1907
El incendio del 5 de julio de 1929

 

De La Noria a Cardoen

"A los hombres nunca deja de pasarnos algo. ¿Hasta la muerte es algo que nos pasa!" (Nicomedes Guzmán).

Hay otras muertes. Le llaman accidentales. Son aquellas que en que el factor humano juega rol fundamental. Se les llama, por darle algún nombre, muertes accidentales. Se resumen aqui, algunas de las explosiones que terminaron con la vida de hombres, mujeres y niños.

La Noria
Cardoen: la muerte se viste de enero
Yerko, Vladimir, César...Tragedia en la cárcel de Iquique 

  

Las tragedias marinas

Ese mar que tranquilo nos baña, nos jugó más de alguna pasada. He aquí algunas tragedias que enlutaron al norte grande.

De la que se tiene sólo vagas informaciones es aquella que se conoce en la actualidad con el nombre del "Buque Varado". En las aguas de Cavancha,  el 2 de octubre de 1896, la fragata alemana "Alida" se acerca peligrosamente a la costa y encalla. Por más de 50 años se pudo ver parte de esa embarcación. El mar y su fuerza, poco a poco la han ido sumergiendo.

El día 22 de junio de 1911 producto de un fuerte ciclón dos barcos surtos en el puerto se hunden.

Sin embargo, la tragedia de "El Mapocho" ocurrida el 18 de enero de 1945, será recordada como la más grande. Se hundió frente a Caleta Buena. Hubo 19 muertos y 83 desaparecidos

La Muerte viaja en Yola

 

Las liceanas de Alto Hospicio

En octubre del 2001, luego de meses de incertidumbre, comenzó a revelarse una de las historias más impactantes que ha tenido que enfrentar Iquique y Alto Hospicio. La hipótesis menos atendida por quienes investigaban la desaparición de jóvenes mujeres se volvía realidad: un asesino en serie, el denominado "psicópata de Alto Hospicio", había atacado impunemente.

Las Reinas de la Pampa