Foto: "Viva Iquique"

Corrían los primeros años de la década del 2000, y en Iquique ya existía una comunidad consagrada de skaters. En su mayoría jóvenes de entre 15 y 25 años, los skaters iquiqueños se encontraban encrucijados entre su pasión por el deporte extremo y las miradas de los vecinos de la ciudad. Al no contar con un espacio designado y acondicionado para la práctica del skate, los skaters dedicaban sus tardes a patinar en plazas, calles y paseos de la ciudad, generando en muchos casos la molestia de la comunidad, especialmente de los segmentos adultos. El conflicto era evidente: por un lado, los skaters que se renegaban a renunciar a su deporte y, por otro, algunos vecinos que alzaban la voz en defensa de sus barrios y espacios públicos. 

Así, y gracias a la unión que habían generado en torno a este deporte, los skaters lograron organizarse con el fin de solicitar a la autoridad municipal una salida beneficiosa a este problema. Tuvieron que pasar varios años de protesta y diálogo liderado por los jóvenes, hasta que el año 2008 se anunció públicamnete lo que por tanto tiempo se había estado esperando: el proyecto del actual Skate Park de Iquique. En poco más de un año, el naciente parque deportivo estaba listo para su uso, y aún más rápidamente se posicionó como un centro nerálgico del deporte callejero y de quiénes se dedican a eso, consagrando el lugar como un territorio juvenil.

Actualmente, el Skate Park de Iquique es parte íntegra del escenario costero de la ciudad, particularmente del sector de Playa Brava. La permanente presencia de skaters hace de este un lugar apropiado, donde las dinámicas entorno al skate han normado y definido el quehacer en el lugar. Como bien dicen los apasionados skaters, el Skate Park es su segunda casa y sus amigos su segunda familia, por lo que no sólo tiene un valor de uso, sino particularmente un valor simbólico. Así como se hizo en el boxeo y en la caza sumbarina, en el fútbol y en el tiro con arco, y más recientemente en el surf y el sandboard, esperemos que esta ciudad sea también el hogar de futuros campeones de Skate.