Instrumentos musicales tradicionales de la región de Tarapacá

InstrumentosMusicales bajada


Dedicaremos este espacio para conocer algunos de los instrumentos musicales utilizados de forma tradicional en la región de Tarapacá.

Estos instrumentos fueron creados en distintos espacios geográficos y épocas: instrumentos prehispánicos como la quena y las lakitas; post-hispánicos –pero de creación americana-, como el charango y la tarka; y europeos llegados a América por distintas vías: guitarra, trompeta, etc. Pese a esas diferencias de origen, nuestros instrumentos tarapaqueños conviven en diversas manifestaciones culturales creando, en conjunto, la música que identifica a esta región.

 

Comparsas de lakitas


Una comparsa de lakitas (banda de lakitas, sicura o sikuris) es un conjunto musical conformado por una tropa de lakas y una sección de instrumentos de percusión: bombo, caja y platillos. Estos conjuntos –con similares características- se encuentran presentes en territorios andinos de Chile, Perú, Bolivia, Argentina y, en las últimas décadas, en espacios urbanos de grandes ciudades de América Latina. En la región de Tarapacá, las hallamos en diversas localidades, tanto rurales como urbanas, incluyendo la capital regional Iquique, Alto Hospicio, Huara, Pozo Almonte, etc. Estas comparsas participan activamente en diversas fiestas, celebraciones o ceremonias religiosas como: la Pascua de Negros (La Tirana), La Candelaria (Cultane), Cruz de Mayo (Cancosa), Octava de San Lorenzo, etc.

Una lakita –siku, zampoña, pusa, antara, licu (estos son los nombres con que se la conoce en todo América)- es un instrumento musical aerófono, de origen prehispánico. Algunas investigaciones, realizadas principalmente en Perú, datan la presencia de este instrumento desde el año 2.000 a.C.

La lakita está compuesta por dos partes o caras conformadas por tubos de caña, PVC o algún otro material, de diversos tamaños, amarrados uno a continuación del otro. Las dos caras intercalan las notas musicales o sonidos, pudiéndose construir una melodía sólo si ambas partes funcionan alternadamente, es decir, el instrumento es ejecutado por dos personas y a partir de esta alternancia de tubos, se puede obtener música. Este modo de ejecución representa valores de la cosmovisión andina. El instrumento se divide en dos caras, una de ellas representa lo masculino –IRA- y la otra, lo femenino – ARKA-. Cada cara del instrumento cumple una función: se dice que el lado IRA es quién guía las melodías, por lo tanto, se comienzan y terminan las mismas soplando un tubo de esa cara. El lado ARKA, por otra parte, cumple la función de seguir y contestar cada sonido de IRA, completando las melodías.

La comparsa de lakitas se forma con varias parejas de instrumentos, de distintos tamaños y afinaciones.