Tenemos que entender a Iquique, y a cualquier ciudad en general, como el resultado de la diversidad entre los hombres y mujeres que lo habitan y la convivencia diaria entre ellos. Si a esto le sumamos el paso del tiempo, con los contextos que cada generación ha vivido, podemos ver que la ciudad, Iquique, está en constante construcción y su pasado es la base del presente que se enfoca al futuro. La música, claro está, es evidencia de esto, y da cuenta de que la identidad va más allá de la memoria y la historia, pues también selecciona matices para hacerlos propios, generando nuevas producciones musicales con un tinte único.

Actualmente, la variedad de estilos artísticos es tan variado como los mismos artistas, pero aún así hay ramas que poodemos identificar como las más populares. Para el caso de Iquique y Alto Hospicio, y con su masificación desde los eskinaaños 90's, destaca el hip hop, y no sólo como estilo musical. Nacido de los barrios marginales de Nueva York, el hip hop se extendió rápidamente por el mundo como un estilo de vida al reflejar las vivencias de los barrios populares, donde la juventud encontró un medio para canalizar, expresar y divulgar su realidad social. En nuestro sector, la capital regional ha sido escenario de un auge importante del hip hop, convirtiendose incluso en un referente a nivel nacional en este ámbito y consagrando artistas de renombre como Eskina Familia Skuad.

Por otra parte, y fieles a la tradicion carnavalesca de Tarapacá, los grupos de cumbia han estado siempre presentes en la región, destacando la música sound desde fines de los 90's y la pachanga, muy popular en el último tiempo. El sound es la evolución de la cumbia andina y la cumbia amázonica, ritmos desarrollados en Perú entre 1970 y 1980, siendo evidencia de la raíz peruana que se ha mantenido siempre amerikanviva en la región. Con especial presencia en el norte de Chile, la música sound se posicionó como un ritmo local, dando fama a grupos como Amerikan Sound. Si bien es ariqueño, Américo, también hijo de la cultura nortina, dio sus primeros pasos en el conjunto Alegría, grupo sound originario de la región vecina.

También descendiente de la cumbia, la pachanga surgió como un ritmo juvenil y festivo en la zona central del país, con importantes núcleos en Santiago y Valparaíso. Si bien lo que se conoce como pachanga es bastante amplio, desde Chico Trujillo hasta Santa Feria, conserva su escencia en que es música hecha para la fiesta y la celebración, característica que la ha posicionado en la cultura popular de todo Chile. Por su parte, Tarapacá ha mantenido la raíz local, dotando a la pachanga de sonidos y ritmos tradicionales que adquieren un nuevo valor en el contexto actual de la música festiva. La Gran Ekeko, La Vitrolaska o Son de Pica son algunos de los grupos más reconocidos a nivel local en este estilo, pero variedad hay mucha más. 

Damos cuenta que estilos musicales, especialmente en el contexto del mundo globalizado, hay para todos los gustos. Pero, como ya vimos, siempre hay estilos que, acordes al contexto local, pueden consagrarse como parte del patrimonio regional al ser apropiados y resignificados por la comunidad. Por este motivo, hay tradiciones que se tambomantienen y que ya tienen un espacio y un valor que trasciende en el tiempo. Si bien es un ritmo folklorico, el sonido de las Bandas de Bronces es parte de la cultura popular de Tarapacá, y justamente por esto, no sólo se presentan en espacios relacionados a la religiosidad o al folklore, sino que son parte incluso de la bohemia y la fiesta popular. El mejor testimonio de esto es la realización casi semanal de Tambos, palabra quechua que significa encuentro, donde los conjuntos de Bronces de Iquique dan vida a las noches de fiesta y baile, con ritmos tradicionales y contemporáneos. Los Tambos son evidencia de la tradición local, que va más allá del folklore, donde la música es uno de los mejores ejemplos, o al menos uno de los más evidentes, a la hora de identificar el patrimonio regional. Los ritmos contemporáneos de Tarapacá son innovadores y atractivos, representativos de la identidad local al ser fiel a la raíz nortina y tarapaqueña.