FullSizeRender 1 opt

murió el 14 de marzo de 1939

De nacionalidad alemana, fue ordenado sacerdote en Ecuador en 1891. Llegó al oasis de Pica a inicios del año 1898 a cumplir labores eclesiásticas a partir de una invitación que le cursó Juan Guillermo Carter en su calidad de Vicario Apostólico de Tarapacá buscando mejorar la armonía entre las poblaciones locales y los curas en las jurisdicciones rurales a su cargo.

Friedrich tuvo por misión principal llevar el evangelio y la civilización a lugares vistos como precarios en lo económico y mundanos, festivos y pecaminosos en lo religioso.

Durante sus primeros años en el oasis se encargó de establecer lazos de confianza y acercar a la gente al culto mediante la instalación de sociedades católicas y cofradías. De este modo, Friedrich pasará con el tiempo a ser un referente y un líder de la comunidad al punto de representarlos en el hecho más conflictivo que los enfrentó con la administración fiscal chilena: la expropiación en la década de 1910 de las aguas de Chintaguay para llevárselas potabilizadas a Iquique.

En este contexto, y ante un discurso fiscal que les negaba a los pueblos del interior las cualidades de la “civilización” y la “modernidad”, emerge la figura del cura Luis Friedrich. De ahí que entre 1900 y 1901 comenzó a denunciar y a reclamar sostenidamente por la precariedad de las condiciones de vida de estos lugares y la imposibilidad de superarlas ante la actitud de la agencia fiscal asentada en Iquique. A partir de este giro en su conducta y planteamientos, comenzó a subrayar en todas la instancias que se le presentaran los valores de la comunidad agrícola del oasis de Pica a efecto de aminorar las secuelas de esta mirada chilenizadora que degradaba la relevancia del espacio interior tarapaqueño.

De todas sus acciones, dos tuvieron un alcance mayor respecto a validar ante el Estado chileno las virtudes “modernizadoras y civilizatorias” de piqueños, matillanos y quismeños: el organizar a los habitantes del pueblo de Matilla para que tuvieran un servicio adecuado de agua potable, un beneficio que no poseían a pesar que por sus terrenos pasaba el agua entubada hacia Iquique con este mismo propósito; y el resaltar las sociedades de ayuda mutua seculares y religiosas.

En “El Tarapacá” de Iquique a mediados de Marzo de 1939 aparece la noticia “Muere el cura de Pica después de 41 años de apostolado ejemplar” donde se manifiesta que en toda la provincia se generó un sentimiento de duelo por el fallecimiento.

En Pica una calle lleva su nombre. La comunidad lo recuerda por su entrega y generosidad con esta tierra. 

Fuentes: 
Quehacer y planteamientos del cura Luis Friedrich en el oasis de Pica durante la chilenización de Tarapacá, 1903-1907.  
Luis Eduardo Castro Castro, Carolina Figueroa Cerna, Héctor Hernández Opazo.
Carpeta de documentos de la biblioteca municipal del Pica.