Comuna: Iquique
Coordenadas UTM: 7677640 m S – 379030 m E – 19K
Altura: 4 m.s.n.m.
Cómo llegar: Desde Iquique por Ruta 1.
Tipo de vehículo: Cualquier tipo de vehículo
Distancia desde Iquique: 95 km
Uso: Caleta artesanal

Punta Lobos internoUn antiguo mapa español conservado en el Public Record Office de Londres (MP. 1/149. Public Record Office, Londres), muestra los más importantes puntos de las costas de Tarapacá. Entre éstos figura Punta de Pica, que corresponde a Punta de Lobos. Esta denominación dada en ese documento cartográfico seguramente se debe a su cercanía a la Quebrada de Pica, llamada también en otro mapa español Río de la Pica (Berwick y Alba, 1951). Esta quebrada, posteriormente, se le conocerá por Río Seco, nombre que tomará un puerto salinero que será creado en sus proximidades a fines del siglo pasado.

La crónica del marino inglés W. Rogers da una brevísima cita sobre Punta de Pica (Rogers, 1712: 230-231). Fue reconocida en 1835 por la célebre Expedición Hidrográfica Británica de Fitz-Roy. En la narración sobre las exploraciones se le llama Punta de Lobos o Blanca (“Narrative of the Surveying voyages of his majesty‟s ships adventure and Beagle” Apéndice al Vol. II, 1839: 237). La primera denominación era por las loberas existentes en aquel paraje, y la segunda, por el color del guano fresco o blanco que cubre el promontorio.

Durante el Gobierno del Mariscal Castilla (1845-1851), se mandó a realizar una exploración de los recursos guaníferos del litoral peruano, el que estuvo a cargo del ing. Francisco Rivero, quien visitó Punta de Lobos para examinar la covadera. Rivero encontró en este lugar algunos ranchos que conformaban un caserío donde vivían los trabajadores que extraían el guano, los que recibían diariamente un peso de plata. El patrón para el cual laboraban les proporcionaba alimentos dos veces al día y el agua suficiente, que entregaban los buques que venían a cargar guano. A veces se solía traer el vital elemento desde la desembocadura del río Loa.

Antes de establecerse en gran escala la explotación de la covadera, Punta de Lobos era una caleta habilitada para embarcar pequeñas cantidades de guano que era extraído para el consumo de la agricultura del Perú.

El Gobierno Peruano, por resolución del 11 de marzo de 1874, autorizó a la Empresa del Carguío del Guano para abrir los cortes que fuesen necesarios en las covaderas del Sur, y por otra, del 16 de septiembre, dispuso que dicha empresa colocase los elementos necesarios para poner en marcha los grandes depósitos del litoral de Tarapacá (“El Peruano”, Lima, 18 de septiembre de 1874), entre los que se encontraba el de Punta de Lobos.

En una pampa costera al norte de la Punta se levantó la población integrada por oficinas, almacenes, casas para empleados, barracas para peones libres y carpas para los trabajadores chinos.

En el depósito se tendieron líneas férreas para comunicar los diversos puntos en trabajo con los tres grandes embarcaderos, que estaban situados sobre plataformas pegadas al cerro y que se prolongaban formando muelles.
El embarque era a granel con dos mangueras cada una. Al norte, en la vecina y hermosa caleta de Pescadores había embarcaderos para cargamentos ensacados y pesados, y otros al sur del depósito.

En 1876 tenía una población de 1.050 habitantes, de los cuáles 965 eran de sexo masculino y sólo 85 de sexo femenino (“Censo General de la República del Perú, 1876”. Lima, 1878. Vol. VII: 967).

El 9 de mayo de 1877, Punta de Lobos fue estremecido por un violento sismo que causó una salida de mar que no tuvo las consecuencias desastrosas como en Chanabaya.

Después de la ocupación de Iquique, el 23 de noviembre de 1879, este depósito pasó a manos chilenas.

Fuente: "Historia de los puertos Guaneros del Litoral de Tarapacá (hasta 1879)".  Cuaderno de Investigación Social N°34, Centro de Investigación de la Realidad del Norte CREAR, Iquique, Chile, 1993.