También conocido como el Combate de Agua Santa

PampaGermania

Combate verificado entre fuerzas chilenas al mando del teniente coronel José Francisco Vergara Echevers y una columna de caballería peruana al mando del comandante peruano José Buenaventura Sepúlveda.

Los chilenos desembarcados en Pisagua, necesitando conocer la situación del desierto antes de seguir la campaña, en territorio enemigo, mandaron una columna exploradora al mando de Vergara. En total eran 175 jinetes, los cuales se dirigieron al Pozo de Dolores y en la misma noche llegaron a Agua Santa. Llevaban una descubierta de veinticinco jinetes, los cuales fueron vistos por los peruanos y bolivianos al llegar a Pampa Germania, a las 16:00 horas del 6 de noviembre.

Los aliados abrieron fuego. El resto de la fuerza chilena avisados del incidente avanzaron al galope sable en mano. Los aliados no resistieron el empuje chileno huyendo en distintas direcciones. Se les persiguió librándose combates parciales.

Los chilenos tuvieron tres muertos y seis heridos. Las bajas aliadas se calcularon en 60 hombres.

Por
MGL. Manuel Barros RecabarreN
Academia de Historia Militar


Otro relato...

La singularidad de esta batalla es que participaron sólo grupos de caballería. Como sabemos, las cargas generalmente fueron para rasgar al enemigo, permitiendo la llegada de los infantes o dar el golpe definitivo para concluir el evento.

En este caso, una compañía de Cazadores a Caballo al mando de José Fco. Vergara, Sofanor Parra y Manuel Barahona, sorprendieron en Pampa Germania o Agua Santa a un destacamento enemigo formado por los Húsares de Perú y Húsares de Bolivia.

Otra vez la ecuación 2×1.

De esta forma, se ganó la primera batalla. Los chilenos sufrieron solamente 3 bajas y los contrincantes cerca de 70, quedando 5 prisioneros. El resto pasó a mejor vida.
Leyendo los partes tanto chilenos como peruano-bolivianos nos encontramos con opiniones contrapuestas. En lo que coinciden es en el número de muertos. Pero las diferencias son mayores. Por ejemplo, los aliados indican que los chilenos retrocedieron frente al fuego de carabinas y luego cargaron. Claramente no lo atribuyen a una inteligente estratagema. También aprovechan la oportunidad de minimizar la derrota expresando que los chilenos poseían mejores cabalgaduras, mejores armas y les faltó agregar mejores soldados. En cambio en ellos todo es escaso, pobre y sin medios para contrarrestar a los enemigos. Esta cantinela llorosa y meliflua es muy requerida en las historias limeñas, confundiendo a sus compatriotas, minimizando las victorias contrarias, justificando las derrotas y hablando de heroísmos envidiables, los cuales, lamentablemente, no le sirvieron de mucho, puesto que en el recuento final, además de escasos, sumaron más derrotas que victorias.

Difícilmente se encontrará en sus textos de historia la aceptación de una derrota limpia, sin excusas y dándole el honor a quienes vencieron. No. En realidad, nunca. Es increíble como en estos campos cada combate, cada batalla cuenta con un sinnúmero de justificaciones, con gran detalle de los que realmente habría pasado si... o negándole cualquier virtud a los vencedores. Por el contrario, éstos últimos no son precisamente flores las que reciben...

Los partes chilenos se remiten a relatar los encuentros, destacan el valor de sus soldados y dan cuenta de las bajas. Incluso hablan bien, algunas veces, del contrincante. Es decir, profesionalismo puro.

Por Jorge Arturo Flores

Escritor

 

Coordenadas UTM:
Uso actual: despoblado.
Como llegar: desde Iquique vía carretera ruta 5 norte.
Tipo de vehículo: apto para todo vehículo con precaución por camino no asfaltado.
Fecha: 6 de noviembre de 1879
Campaña: Campaña de Tarapacá (operación terrestre).
Protagonistas: Teniente Coronel José Francisco Vergara (Chi) y Teniente Coronel José Buenaventura Sepúlveda (Per).
Países beligerantes:  Chile, Perú y Bolivia.
Webgrafía: 
www.academiadehistoriamilitar.cl
escritorjorgearturoflores.wordpress.com