Sin duda, la Guerra del Salitre significó para Tarapacá su episodio histórico más oscuro. La región fue escenario de batallas y combates que empaparon de sangre el territorio regional, rompiendo con la otrora tranquilidad del desierto de Tarapacá. La guerra fue por años lo cotidiano en la vida de los tarapaqueños, por lo que sus efectos en la población trascendieron de las heridas y las bajas humanas. La irrupción de las tropas chilenas en el ex territorio peruano, significó para Tarapacá una transformación que fue mucho más allá del mero cambio de nacionalidad, pues la guerra caló produndamente en las raíces y en la identidad de los pobladores de Tarapacá. Las trasnformaciones se vieron reflejadas principalmente en el sistema económico y social de la región, fomentado por la aparición de múltiples oficinas salitreras en la pampa que dotaron de una dinámica propia al escenario regional. Nació así el mundo pampino, donde convivían diversas etnias y nacionalidades, haciendo de las salitreras pequeñas sociedades multiculturales. La diaria convivencia entre inmigrantes nacionales y extranjeros, de parajes lejanos o de países vecinos, hizo de la pampa un lugar de confluencia entre distintas formas de ver la vida, pero que con el tiempo dieron paso a una cultura colectiva en torno a la vida en la pampa.

La guerra, por lo tanto, significó un gran impacto para la región de Tarapacá, especialmente en cuanto a sus violentos efectos en la sociedad local. Sin embargo, también significó un giro en la cultura de Tarapacá y en los modos de habitar este territorio particular, dando vida a nuevas manifestaciones culturales y fomentando un sentido de arraigo basado en la vida pampina. La gastronomía, el folklore, las fiestas e incluso la jerga fueron algunos aspectos que se transformaron en el escenario regional posterior a la guerra.

De esta forma, la avsalladora Guerra del Salitre, nos guste o no, significó una transformación de la cultura de nuestra región. Fue un proceso bélico y violento, sin duda, pero mucho de los que es hoy Tarapacá, se explica mediante este oscuro episodio de nuestra hsitoria. La masiva llegada de inmigrantes, especialmente de los países vecinos, fomentó la adopción de nuevas costumbres y tradiciones, que hoy en día ya son asumidas como propias por la comunidad regional. La guerra, por lo tanto, nos marcó como región, y arraigó aristas nuevas a nuestra cultura, siendo uno de los pilares fundamentales en la construcción de nuestra identidad. 

 

 

{zhgooglemap:IDMAPA;9;ROADMAP;640;460}

Err 1 : Photoset not found

Video list not found