Comuna: Pozo Almonte - Cantón Pozo Almonte
Coordenadas UTM: 416615 m E - 7765730 m S - 19K
Altura: 1068 m.s.n.m.
Cómo llegar: Locomoción pública: buses a Humberstone - Pozo Almonte, salida desde Barros Arana con A. Latorre cada media hora, valor promedio $1.500 pesos. En vehiculo particular acceder a la Ruta A-16 desde la Panamericana Norte.
Tipo de vehículo: Cualquier tipo de vehiculo
Uso: Monumento Patrimonio de la Humanidad

Salitrera Humberstone

Situada 1.800 m. al este noreste de oficina Santa Laura, 3 km. al sur suroeste de oficina Peña Chica y 50 km al oriente de la ciudad de Iquique. Permaneció en producción desde 1934 hasta 1960. No emitió fichas.

La Oficina Humberstone se construye en 1934, sobre las pertenencias de lo que anteriormente fue "La Palma". Su planificación urbana obedece al concepto de "Company-Towns" y "Villa Industrial", modelo arquitectónico propuesto por los diseñadores Owen y Godin. La edificación estuvo a cargo del señor Frank Humberstone, experto en el ramo de construcción. Al inaugurarse el 21 de noviembre se le asignó el nombre de ingeniero químico inglés James Thomas Humberstone, quien introdujo en Tarapacá el sistema de lixiviación "Shanks", el más moderno de fines del siglo XIX.

Tiene un pozo de 44 m de profundidad y una pista de aeródromo: Situada 1.100 m al E.N.E de la entrada prinicpal (2013). Mide 575 m de longitud por 30 m de ancho.

Gabriela Mistral visita Humberstone, por un día, el 7 de julio de 1938.

Fuente: Senén I. Durán Gutiérrez, Cuatrocientas Oficinas Salitreras, 2015.

---------

lapalma

Llamada originalmente La Palma, Humberstone se encuentra ubicada en la Comuna de Pozo Almonte, a un costado de la Ruta A-16. Fue construida en 1872, por la The Peruvian Nitrate Company, comenzando a producir salitre a partir de 1877.

Luego de atravesar por un periodo de profundos cambios asociados a la Guerra del Pacífico, pasando por diferentes propietarios y detenciones, en 1934 reanuda sus actividades como Oficina Salitrera Santiago Humberstone, nombre que recibió en honor al ingeniero químico inglés, quien adaptó el sistema Shanks.

Entre los años 1933 y 1940, Humberstone alcanzó su máximo desarrollo, llegando a albergar una población de 3.700 habitantes. En el año 1959 la oficina fue cerrada definitivamente, y en 1961 fue subastada junto a Santa Laura y otras oficinas del grupo Nebraska.

En Junio de 2002, las oficinas Salitreras Santiago Humbertsone y Santa Laura pasaron a ser propiedad de la Corporación Museo del Salitre con el apoyo de la Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi. El 17 de Julio de 2005 fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

 Santiago Humberstone

Autor: Damaris Calderón.

Yo, Humberstone,
hijo de un modesto empleado de correos
y nieto del Director de la Banda de Guardias Escoceses,
llegué aquí a hacer la América.
Yo, un oscuro químico
lustrado ahora por la sal,
inventé esa ficción: el pampino:
cruce de animal soñador necesitado con nativas de la zona.
Inventé el futuro, el futurismo,
Marinetti.
Me cagué en Le Corbusier,
la Torre Eiffel,
esa ciudad amanerada:
París.
Aprendí palabras ásperas:
caliche, charqui, camanchaca
(yo que jugaba delicadamente al tenis,
yo, cuya vida era un campo de golf),
copié y apliqué el sistema Shanks
(que nadie conocía por aquí).
Tuve mano férrea,
tuve mano de obra
(barata).
Comencé por conquistar Agua Santa
y ahora me pudro en las Aguas del Tiempo.
Yo, que me horroricé
cuando escuché que estos indios llamaban chanchos
a las relucientes máquinas metálicas, trituradoras,
porque les recordaban el ruido de los puercos al comer.
Establecí un Orden,
una jerarquía en el Caos:
de un lado los ingleses y administradores,
del otro, los hombres y las bestias.
Yo, que puse un toque de delicadeza,
de civilización en estos páramos:
Al espejismo de los oasis de Pica y Matilla
opuse una piscina (metálica),
construí una plaza (pública),
una Iglesia,
el tendido eléctrico,
un orfeón para que estos bárbaros
escucharan música
-ópera-
no el rumor sempiterno, monótono
de las arenas.
Yo, me la creí completa
y se la hice creer a medio mundo:
El salitre chileno el mejor del orbe
nitrato de sodio: la pólvora más eficaz
para las guerras intestinas y extranjeras.
(Así de cosmopolita):
El salitre chileno entra a Francia,
a Suecia,
llega a la antigua Hélade
(hasta que los alemanes inventen el sintético
en la Segunda Guerra Mundial).
Yo, que me convertí en Santiago,
Santiago Humberstone,
tuve en mis manos el Oro,
el Oro Blanco,
el Monopolio.
Que me hice viejo, me hice venerable.
Padre
-del Salitre-,
(la Compañía me obsequió una medalla de oro,
el Rey de Inglaterra me confirió
la Orden Oficial del Imperio Británico).
Yo, James T.,
cuyo nombre desaparece
bajo la formidable leyenda y las casas huachas,
extiendo mis raíces dieciséis metros bajo tierra
y no encuentro agua.
El desierto y la muerte
recobran su señorío.