Comuna: Huara
Coordenadas UTM: 372850 m E - 7832666 m S - 19K
Cómo llegar: Desde Ruta 5 camino hacia Arica, tomando luego la ruta asfaltada A-40.
Tipo de vehículo: Cualquier tipo de vehículo
Uso: Caleta de pescadores, antiguo puerto salitrero, monumentos históricos, cementerio y memorial a los detenidos 
desaparecidos.

pisagua interna

Después de terminada la lucha emancipadora, la minería de la plata y la incipiente industria salitrera entraron en decadencia. Entonces, la explotación del salitre, cuya existencia e importancia había dado a conocer Mariano E. de Rivero en Europa en 1821, se presentó como la gran esperanza para reanimar la abatida economía de Tarapacá. El gobierno del Mariscal La Mar, interesado en el “fomento y protección de la industria del país, siendo parte de ellas las minas del salitre en la provincia de Tarapacá...” , expidió el decreto del 28 de mayo de 1828, por el cual se autorizó la exportación de salitre por el puerto menor de Iquique. El Mariscal Agustín Camarra por resolución del 9 de marzo de 1830 facilitó el despacho de los buques al exterior.

Los primeros embarques enviados a Europa y Estados Unidos no dieron resultados, pues no obtuvieron precio, por no conocerse aún su uso. Sin embargo, en 1831 se consiguió apreciar el nitrato de sodio en Francia, vendiéndose el quintal a más de 30 francos, lo que impulsó su exportación .

Los industriales del norte se interesaron en exportar su salitre por las caletas más cercanas a las Oficinas de Paradas: Pisagua y Mejillones. Este anhelo se manifestó a través de una solicitud presentada por el diputado y sustituto del Gremio de Mineros de Tarapacá al Gobierno, mediante la cual se pidió la habilitación de esas caletas para dicho fin. El Ejecutivo contestó a través del decreto del 16 de noviembre de 1830: “se niega, por ser este género de concesión, propio y peculiar del Congreso” .

La petición originó un proyecto en el Congreso, que lo aprobó, en consideración que la explotación de salitre es el ramo principal de la provincia de Tarapacá, y que su transporte de las caletas de Mejillones y Pisagua para embarcarlos en el puerto de Iquique, ocasiona grandes gastos y demoras al tráfico que es necesario remover.

La Ley fue promulgada el 14 de septiembre de 1831. En su artículo estableció: “Los buques pueden exportar salitres de las caletas de Pisagua y Mejillones, en la provincia de Tarapacá, con la calidad de ir en lastre llevando a su bordo el correspondiente resguardo del puerto de Iquique, a costa de los empresarios, y dejándolo en el mismo puerto, donde organizarán los respectivos registros” .

La pequeña ensenada de Pisagua, en cuyo lado meridional se hallaba el caserío, no estaba capacitada para afrontar la actividad marítima derivada del comercio de exportación del nitrato de sodio. Una descripción refiere que su desembarcadero “es malo y estrecho entre rocas, y que hay que esperar el sajío, siendo constante las rompientes desde muy afuera” . Por este motivo, se procedió abandonarla para establecer un nuevo emplazamiento de la caleta salitrera en el litoral vecino situado inmediatamente al sur de la Punta Pisagua, en una bahía que se extiende desde ese promontorio hasta la de Pichalo. El fondeadero es amplio y seguro para los buques. El modesto poblado se levantó en la costa sur de la rada, el abrigo de Punta Pichalo, recibe la denominación de Huayna Pisagua, es decir, Nueva Pisagua, que después se simplificó, quedando como Pisagua. En cambio, la infortunada caleta de la quebrada de Camiña tiempo después empezó a ser llamada Pisagua Viejo.

Varios autores refieren que dicho traslado se produjo años después de la apertura de Pisagua (1831), lamentablemente, sin precisar el año exacto. Lo concreto es que en 1835 ya existía Huayna Pisagua. En ese año arribó a su bahía la expedición hidrográfica británica a bordo de H.M.S. “Beagle”. Los marinos al mando del Capitán R. Fitz-Roy reconocieron y levantaron un plano de la rada, publicada después por la Oficina Hidrográfica del Almirantazgo de Londres, el cual prestó gran ayuda a los capitanes de los buques a vela y vapores. Una narración británica de esa expedición señala que Huayna Pisagua era una aldea. Agrega que frente a ésta y a dos cables de distancia se encontró el mejor fondeadero .

Para facilitar la bajada del salitre a lomo de mula desde el alto hasta el estrecho y accidentado plan de Pisagua, se abrió un largo sendero en los cerros frente a la bahía. Este lento y penoso medio de transporte fue desplazado muchísimos años después por las líneas del Ferrocarril Salitrero.

A mediados del siglo pasado la aplicación del vapor a la disolución del caliche, marcó una nueva y trascendental etapa en la industria salitrera, gracias a la iniciativa del chileno Pedro Gamboni. Empezaron a construirse Oficinas de Máquinas. Los viejos establecimientos de Paradas fueron declinando gradualmente.

La caleta habilitada para la exportación de salitre, adquirió progresivamente mayor importancia. Un diario limeño de 1856 señala que “Huayna Pisagua que no figuraba en otro tiempo sino como una miserable caleta, hoy día toma importancia por su comercio y población que asciende a mil habitantes” .

Años después, su mayor actividad justificaba que la caleta fuera elevada a la categoría de Puerto Mayor, necesidad que se convirtió en un gran anhelo del vecindario. El Ministro Oviedo, ofreció obtener del Gobierno de Ramón Castilla la resolución oficial. “El pueblo espera con ansias el decreto que declare esta caleta en Puerto Mayor...”. Informó “El Comercio”, de Lima .

Para el caso de Pisagua, fundada como servicio portuario del salitre, presentó un crecimiento inicial jamás recuperado luego del decrecimiento de la actividad.

Actualmente Pisagua es una pequeña caleta de pescadores y cuenta con 260 hab. (Censo 2002, INE). Se llega desde Iquique por la ruta A-5 camino hacia el norte, tomando luego la ruta asfaltada A-40.

Fuente: Vida, Pasión y Muerte en Pisagua, CREAR, Iquique 1990.

 

Para saber más:
PDF: Vida, Pasión y Muerte en Pisagua, CREAR, Iquique 1990.