Mameluco: Su nombre real era Marmaduque, pero eso era muy difícil de pronunciar para la familia pampina, por eso quedó en Mameluco (Diario "El Caliche", 1995: 5).

Mandibula de cristal: Se le apoda al Francisco Bahamondes, boxeador iquiqueño. Le pegaban en la mandibula y caía al suelo.

Mangalla: Que se parece a un determinado llamo.

Manso: Se le dice al tranquilo, en alusión a la calma que tienen los animales.

Maravilla: Apodo del boxeador Eduardo Prieto. Hacía maravillas en el ring.

María Elena: A este señor lo bautizaron con ese nombre "porque todo era mejor en María Elena" (Diario "El Caliche", 1995: 3).

Mascarrieles: Cruel verdad, pero no tenía dientes. Fue un gran deportista y trataba a todos como "viejos amigos" (Diario "El Caliche", 1995: 4).

Mentiras grandes: Era un mentiroso de esos con mayúscula o de aquellos que merecen un premio "Oscar" (Diario "El Caliche", 1995: 5).

Moca: Se les dice a aquellos que tartamudean. En la plaza Arica, el Moca Lucho Urdanivia.

Montón de humo: Se le dice a aquel de color oscuro.