19666858215 a5cac27514 z

La Virgen milagrosa de Urkupiña aparece en los inicios del siglo XVII en Quillacollo, una ciudad contigua a Cochabamba en Bolivia. Su fiesta data aproximadamente desde el primer tercio del siglo XX y es, sin duda, de las de mayores expresiones de catolicismo indígena-popular del vecino país.

En el año 2009, la tradición de la fiesta de la Virgen de Urkupiña fue traída a Iquique por el ciudadano boliviano, Sandro Luna y su familia; quien reproduce la fiesta a escala, en el sector del Terminal Agropecuario. Es una celebración aún familiar a la cual se han sumado otros migrantes bolivianos, peruanos e iquiqueños vecinos del sector.

En Bolivia se celebra el gran día, el 15 de agosto, mientras que el 16 de agosto es el día de alasitas (compra-venta de miniaturas). En Iquique se celebra en el mes de agosto, sin tener una fecha determinada, la que puede ser antes o después del día 15.

La fiesta en Iquique se realiza durante dos días; el primer día llamado "grande" se realiza un pasacalle (desde Av. Progreso con Hernán Fuenzalida hasta 14 Oriente, alcanzando un recorrido de más o menos cinco cuadras) y la misa a la Virgen. El segundo día, los alféreces reciben regalos y aportes voluntarios ofrecidos por familiares y vecinos, tales como la banda de músicos, alimentación y trabajos cooperativos (bajo la lógica de la reciprocidad andina). En dicha ocasión y como ocurre en la tradición andina, entre los devotos a la Virgen se compromete al nuevo alférez para la fiesta del siguiente año.

Bien se podría plantear, con las reservas propias del caso, que la Fiesta de la Virgen de Urkupiña será parte de la tradición religiosa iquiqueña.

Leyenda de la Virgen de Urkupiña